patatas

Puede mi perro comer patata?

Parece que las patatas son uno de esos alimentos que a casi todo el mundo le gusta, ya sea en puré, cocidas o fritas. Este alimento con almidón parece ser que gusta a todo el mundo, y mas aún, cuando se prepara de forma saludable puede ser una gran fuente de nutrición para los seres humanos – después de todo, las patatas son técnicamente una verdura. Pero, ¿es seguro (o saludable) compartir las patatas con nuestro perro? ¿puede mi perro comer patata?

¿Pueden los perros comer patatas?

Si bien las patatas son ricas en vitaminas como la C y la B6, así como en minerales y nutrientes como el hierro y el magnesio, cuando no se preparan de forma adecuada para las mascotas, o si se permite que el perro se mimetice demasiado, pueden causar efectos adversos para su salud.
El cuerpo de un perro fue diseñado para funcionar mejor cuando consume proteínas animales, por lo que los almidones de las patatas sólo deben ofrecerse ocasionalmente y con moderación; el consumo de demasiados carbohidratos puede conducir a la obesidad, así como a otros problemas y enfermedades relacionados con la salud, como la pancreatitis y la diabetes.

¿Pueden las patatas ser peligrosas para los perros?

Los expertos parecen estar de acuerdo en que aunque las patatas no son tóxicas para su perro, pueden no ser la mejor opción para su dieta. Investigaciones recientes de la Administración de Alimentos y Fármacos de EE.UU. (FDA) sugieren que el riesgo de cardiomiopatía dilatada canina (DCM) aumenta en los perros que comen alimentos que contienen guisantes, lentejas u otras semillas de legumbres, así como patatas, como ingredientes principales.
La DCM, una enfermedad del músculo cardíaco, provoca una reducción de la función de bombeo del corazón y un aumento del tamaño del corazón y, lamentablemente, estos cambios en la función y la estructura del corazón de un perro pueden tener consecuencias graves, como la insuficiencia cardíaca congestiva o la muerte cardíaca repentina. La causa más común del DCM es genética, sin embargo, ahora se cree que estos otros factores pueden dar lugar a la enfermedad, especialmente en las razas que no se ven típicamente afectadas.
patatas

¿Cómo se deben preparar las patatas para los perros?

Es importante que si va a ofrecer a su perro patatas como un regalo ocasional, que nunca se coman crudas y que nunca se permita a su mascota comer cáscaras, tallos u hojas de patata. Las patatas se incluyen como parte de la familia de las verduras de la Sombra Nocturna (al igual que los tomates) porque contienen un compuesto llamado solanina, que puede ser tóxico para algunos perros. Cuando una patata está completamente cocinada, los niveles de solanina se reducen. Si su perro accidentalmente ingiere cáscaras, tallos u hojas de patata, entre los efectos secundarios de la intoxicación por solanina se encuentran visión borrosa, malestar estomacal y disminución del ritmo cardíaco, y requerirán atención veterinaria inmediata.
Cuando le ofrezcas patatas a tu amigo de cuatro patas, cíñete a preparaciones sencillas como las horneadas o cocidas. Asegúrese de no añadir nada a las patatas, como sal, mantequilla u otros condimentos, ya que pueden ser peligrosos para los perros. Al igual que las patatas fritas( de paquete) y las papas fritas no son los alimentos más saludables para los humanos, tampoco son la mejor opción de alimento para nuestros perros; el sistema digestivo descompondrá una patata y la almacenará como grasa a menos que el perro queme las calorías de inmediato, y eso es cierto tanto para los humanos como para los caninos.

 

¿Pueden los perros comer patatas dulces?

Dado que estas patatas (boniatos) son una opción mucho más nutritiva y saludable, las patatas dulces son la mejor opción para nuestras mascotas (de hecho, a menudo se cocinan en muchas golosinas para perros caseras y disponibles en el mercado). Son ricas en vitamina A, C y B6, así como en muchos otros nutrientes como el calcio, el magnesio, el potasio y el hierro, por lo que no sólo pueden ser una golosina sabrosa, sino que también pueden mejorar la salud de su mascota. El potasio, por ejemplo, puede mejorar la función de los vasos sanguíneos de un perro, reemplazar los electrolitos perdidos y fortalecer su desarrollo muscular, mientras que la vitamina C promueve la función de los glóbulos blancos y puede estimular el sistema inmunológico de un perro.
También se cree que las batatas son muy buenas para la salud cardíaca tanto de los humanos como de los perros, y pueden reducir la presión arterial, mejorar el tracto digestivo y ayudar en el control del peso. Sin embargo, dado que cada perro tolera el alimento para «personas» de forma diferente, asegúrese de ofrecer primero cantidades pequeñas para controlar a su perro y evitar cualquier reacción, como problemas de estómago, y consulte siempre a su veterinario antes de introducir cualquier alimento nuevo en la dieta de su cachorro.
Por último, las patatas en general siempre deben evitarse para ciertos perros que ya tienen problemas de salud, como la diabetes, ya que las patatas pueden causar picos de azúcar en la sangre. También es conveniente limitar el acceso  a las patatas (y a otros alimentos con alto contenido en carbohidratos) si ya tiene sobrepeso.

Tal vez te interese estos artículos

Otros artículos