cerezas

Se le puede dar cerezas a los perros?

Ricas en nutrientes como las vitaminas A y C, fibra, antioxidantes y melatonina, las cerezas son una dulce delicia veraniega. Pero, ¿son estas deliciosas y nutritivas frutas seguras para compartir con nuestras mascotas?

Aunque muchas frutas de verano son saludables, refrescantes y seguras para compartir con nuestros amigos de cuatro patas, y las cerezas contienen algunos nutrientes beneficiosos, desafortunadamente pueden hacer más daño que bien a los perros.

¿Son las cerezas seguras para los perros?

Cuando se trata de cerezas, si bien la carne no es necesariamente tóxica para nuestros amigos de cuatro patas, sólo deberían ofrecerse con extrema precaución. Y esto se debe principalmente a que las cerezas vienen con un peligro inherente para nuestras mascotas: las semillas, los tallos y las hojas contienen cianuro. Esto es cierto para todas las variedades de cerezas, incluyendo las cerezas bing, rainier y negras.
El cianuro es venenoso tanto para los animales domésticos como para los humanos, y puede ser potencialmente letal si se consume en grandes cantidades. Así que mientras los perros pueden comer cerezas sin procesar en pequeñas cantidades, tienen que ser cuidadosamente preparados para asegurar que los huesos, tallos y hojas han sido completamente removidos.
Los dueños de las mascotas también deben dudar en ofrecer cualquier alimento con sabor a cereza a sus perros, ya que normalmente están cargados de sabores artificiales, productos químicos y azúcar. De hecho, incluso los alimentos con sabor natural a cerezas reales suelen tener bastante azúcar añadida.
En cuanto a los posibles beneficios para la salud, aunque las cerezas se han asociado con todo, desde el control del azúcar en la sangre hasta la reducción de la hipertensión e incluso el alivio del dolor, lamentablemente un perro tendría que consumir bastantes cerezas para poder cosechar estos beneficios, y es entonces cuando el riesgo supera con creces el beneficio. Y, por supuesto, siempre querrá consultar a su veterinario para saber si está de acuerdo antes de ofrecerle cerezas (o cualquier otro alimento para humanos) a su perro.

Los peligros de las cerezas para los perros

Además del riesgo de intoxicación por cianuro, los huesos de cereza en sí mismos también plantean el riesgo de obstrucciones intestinales, ya que pueden atascarse fácilmente en el tracto digestivo de un perro (lo que pone en peligro la vida y puede requerir cirugía). Esto es especialmente cierto en el caso de las razas más pequeñas, que son más susceptibles de sufrir obstrucciones por un pequeño hueso de cereza. Los propietarios de mascotas también deben ser conscientes de que los cachorros pueden ser más susceptibles tanto a las obstrucciones como a la intoxicación por cianuro, por lo que hay que tener especial cuidado al ofrecer cerezas o cualquier otro alimento humano con un cachorro.
Por supuesto, hay algunas cerezas que no tienen hueso, como las cerezas marrasquino súper dulces (del tipo que se encuentra a menudo en las bebidas). El problema con estas cerezas, al igual que con todas las frutas enlatadas y procesadas, no es tanto el hueso como la cantidad de azúcar agregada que se utiliza para endulzarlas. Los peligros a corto plazo del exceso de azúcar para los perros van desde la hiperactividad hasta problemas de estómago como la diarrea, mientras que con el tiempo causan condiciones más graves como la pancreatitis, la diabetes y la obesidad.
En general, si desea compartir alguna fruta con su perro este verano, siga con los alimentos básicos más seguros como los arándanos o la sandía . Si le ofrece fruta con hueso, asegúrese siempre de ofrecer sólo la pulpa; incluso si el hueso no contiene cianuro, siempre existe el peligro de obstrucciones intestinales.
cerezas

Qué hacer si su perro come cerezas enteras

Si su perro se traga una cereza entera cuando usted no está mirando, no hay necesidad de entrar en pánico de inmediato. Un hueso de cereza no será suficiente para causar envenenamiento por cianuro. Sin embargo, sigue existiendo el riesgo de obstrucción intestinal, por lo que deberá asegurarse de controlar a su perro durante al menos 24 horas, buscando síntomas como vómitos, estreñimiento o disminución del apetito y de la producción de heces. Los síntomas de envenenamiento agudo por cianuro pueden presentarse dentro de los 15 o 20 minutos de haber consumido las cerezas.
Sin embargo, si su perro acaba de engullir múltiples cerezas, es entonces cuando debe llamar a su veterinario y empezar a vigilarlos para detectar síntomas de intoxicación por cianuro, que pueden incluir encías de color rojo brillante, dificultad para respirar y pupilas dilatadas. En casos más graves, su perro puede entrar en shock. Todos estos síntomas requieren atención veterinaria inmediata. Su veterinario puede determinar que el mejor curso de acción es inducir el vómito, lo que puede ayudar a prevenir la toxicidad por cianuro.

Tal vez te interesen estos artículos

Otros artículos